“Aquí puedo mirar al cielo con tranquilidad”

Quién le iba a decir a Ana y a su marido Pablo que la Jornada Mundial de la Juventud de 2011 les uniría con Toledo.  Su estancia en Toledo, mientras estuvieron ese caluroso agosto  en casa de una familia les cambiaría la vida. Hicieron amigos, y las manos de una familia toledana se abrieron para este joven matrimonio sirio. Una familia que se convirtió en hogar-refugio tres años después. Dios establece los medios  y los tiempos para que cuando necesitemos ayuda la encontremos, en el momento justo. “Pedid y se os dará”. Es lo que les ocurrió a Ana y a Pablo, que junto con sus dos hijos, salieron hace dos años de Alepo (Siria) en búsqueda de un futuro mejor, en busca de un lugar en paz. “Tomar la decisión fue difícil. Salir de tu casa, dejar tus recuerdos…pero todo por volver a sonreír”.

“No puedo dejar a mis hijos sin futuro”. Son palabras de Ana, que emocionada y con los ojos llorosos, recuerda cómo llegó a Toledo y cómo tuvo que salir de Alepo en coche, porque en su ciudad, en su barrio las bombas eran frecuentes. Un viaje lleno de incertidumbres y por qué no de miedos. ¿Cómo sería nuestra vida?   “No podíamos hacer vida normal. Un día ibas al trabajo, y el otro no. Un día los niños podían ir al colegio, al otro no. Nunca se sabía cómo sería el día siguiente”, afirma Ana, que comenta que hasta el estallido de la guerra vivían felices en su ciudad, con su familia.

Tras la guerra todo cambió. “Vivíamos con miedo continuamente. No sabías si las bombas te alcanzarían”, por lo que fueron valientes, confiando siempre en que Dios les acompañaría, y decidieron venir a Toledo. Gracias a la familia que Dios les puso en su camino en 2011, hoy vislumbran un futuro con esperanza en Toledo.

Pablo es abogado y junto a su mujer y sus hijos vivían bien en Alepo, con los problemas típicos del día a día, pero “tranquilos y con futuro, hasta que la guerra se instaló en nuestras vidas, y el futuro era incierto. El futuro no era futuro”. Sabían que el futuro lo tenían que construir, que encontrarían cómo, y en Toledo han empezado a levantarlo.

En estos momentos los recursos que nosotros aquí consideramos imprescindibles como el agua o la electricidad, en Alepo no lo tienen; están restringidos y hay que comprarlos, todo en un país con una inflación que se ha desbordado. Ana explica que antes de la guerra (hace tres años) 1 euro equivalía a 70 libras sirias; en la actualidad 1 euro son 560 libras sirias.

En Toledo viven con gran esperanza y con mucha ilusión, no sin dificultad, como el idioma, pero gracias a sus ganas y a su esfuerzo en poco tiempo han aprendido el español, -e incluso el toledano- y se desenvuelven perfectamente. La sonrisa y la esperanza se descubren en su rostro; la tranquilidad de que se puede empezar de nuevo; hoy tranquilos, aunque echando de menos a sus familias con las que hablan con frecuencia.

Ana se muestra contenta de estar en Toledo, una ciudad que le apasiona, y está muy agradecida con Cáritas Diocesana de Toledo, donde han encontrado un hogar y un motivo para sonreír. Gracias a las personas que no los han dejado solos en ningún momento. Cáritas es estar. Cáritas es acompañar. “Aquí hay paz. Aquí puedes mirar el cielo con tranquilidad”, manifesta.

Ana y Pablo son ejemplo de que el amor cuando se da, multiplica. Hoy son voluntarios de Cáritas Diocesana, donde se entregan por los demás, por los que están solos y por los que también buscan como ellos un futuro mejor.

Un regalo para Cáritas Diocesana poder contar con ellos y hacernos ver que nosotros “los que estamos bajo un cielo en paz”, podemos darles una nueva oportunidad. Un futuro para ellos y sus hijos. La misericordia es oportunidad. La misericordia de Dios se llama también futuro.

Escrito por el Departamento de Comunicación de Cáritas Diocesana de Toledo

Anuncios