“Sé que Dios existe”

puente1

 

“Sé que Dios existe”. “He sentido la ayuda de Dios en todo momento”. Así de claro y contundente se expresa Francisco, que junto a su familia, vivió durante  15 años debajo de un puente, a la intemperie, en las condiciones de vida que supone vivir al aire libre  y en condiciones infrahumanas e indignas, tapados con plásticos, con los colchones en los suelos.  Soportando los dimes y diretes de quiénes les veían pasar.

Niños pequeños que en pleno siglo XXI –hoy tienen unos 20 años- saben lo que es vivir debajo de un puente. “Sé que Dios existe porque en todos estos años nunca nos mordió una rata”. Es uno de las muestras que la misericordia de Dios con él y con su familia, que a pesar de cómo ha vivido, siente que ha encontrado siempre el abrazo de Dios con ellos.

Dios  quiso que trabajadores de Cáritas Diocesana de Toledo supieran de su caso gracias a una voluntaria de Cáritas y se acercaran hasta ellos para que vivieran de una forma más digna. Una forma de vida como la de todos nosotros, con una vivienda digna, descubriendo lo que es el agua corriente o la luz eléctrica o un baño donde poder lavarse. Sara, esposa de Francisco, manifiesta que “desde que tiene un hogar normal su salud ha mejorado, pues antes apenas podía respirar, ya que padece asma, y ahora sabe lo que es no tener siempre frío en invierno ni dormir pensando en qué nos pasará”. Cuentan, recordando con tristeza, cómo se calentaban con una hoguera de humo y cómo por la noche hacían guardia para que los vándalos nos les destruyeran lo poco que tenían.

Aunque su vida en esos 15 años fue de muchas dificultades también están agradecidos porque en este tiempo descubrieron la misericordia de Dios en los demás, al haber vecinos que les ayudaban dándoles alimentos, ropa, comida o incluso acompañándoles en su “hogar”.

Gracias al Programa de Vivienda “Sagrada Familia” de Cáritas Diocesana de Toledo hoy Francisco y Sara, junto a sus hijos, tienen su casa; con muchas necesidades y muchos retos por delante, como pagar los recibos de luz o cómo llegar a fin de mes. Esta familia tiene ganas, entusiasmo y mucha esperanza por salir adelante, aprendiendo todo aquello que sea necesario para encontrar trabajo y tener una vida digna.

Están muy agradecidos a Cáritas Diocesana de Toledo por el apoyo y la ayuda que les ofrece, no sólo material sino también de acompañamiento, pues en todo lo que no saben siempre hay alguien que les da la respuesta.

A pesar de haber vivido en condiciones infrahumanas esta familia siente la misericordia de Dios en su vida, que ahora les ha dado la oportunidad de tener lo que siempre anhelaban: un verdadero hogar, y les está mostrando el Amor de Dios en ellos y en los demás.

Escrito por el Departamento de Comunicación de Cáritas Diocesana de Toledo

Anuncios

“Aquí puedo mirar al cielo con tranquilidad”

Quién le iba a decir a Ana y a su marido Pablo que la Jornada Mundial de la Juventud de 2011 les uniría con Toledo.  Su estancia en Toledo, mientras estuvieron ese caluroso agosto  en casa de una familia les cambiaría la vida. Hicieron amigos, y las manos de una familia toledana se abrieron para este joven matrimonio sirio. Una familia que se convirtió en hogar-refugio tres años después. Dios establece los medios  y los tiempos para que cuando necesitemos ayuda la encontremos, en el momento justo. “Pedid y se os dará”. Es lo que les ocurrió a Ana y a Pablo, que junto con sus dos hijos, salieron hace dos años de Alepo (Siria) en búsqueda de un futuro mejor, en busca de un lugar en paz. “Tomar la decisión fue difícil. Salir de tu casa, dejar tus recuerdos…pero todo por volver a sonreír”.

“No puedo dejar a mis hijos sin futuro”. Son palabras de Ana, que emocionada y con los ojos llorosos, recuerda cómo llegó a Toledo y cómo tuvo que salir de Alepo en coche, porque en su ciudad, en su barrio las bombas eran frecuentes. Un viaje lleno de incertidumbres y por qué no de miedos. ¿Cómo sería nuestra vida?   “No podíamos hacer vida normal. Un día ibas al trabajo, y el otro no. Un día los niños podían ir al colegio, al otro no. Nunca se sabía cómo sería el día siguiente”, afirma Ana, que comenta que hasta el estallido de la guerra vivían felices en su ciudad, con su familia.

Tras la guerra todo cambió. “Vivíamos con miedo continuamente. No sabías si las bombas te alcanzarían”, por lo que fueron valientes, confiando siempre en que Dios les acompañaría, y decidieron venir a Toledo. Gracias a la familia que Dios les puso en su camino en 2011, hoy vislumbran un futuro con esperanza en Toledo.

Pablo es abogado y junto a su mujer y sus hijos vivían bien en Alepo, con los problemas típicos del día a día, pero “tranquilos y con futuro, hasta que la guerra se instaló en nuestras vidas, y el futuro era incierto. El futuro no era futuro”. Sabían que el futuro lo tenían que construir, que encontrarían cómo, y en Toledo han empezado a levantarlo.

En estos momentos los recursos que nosotros aquí consideramos imprescindibles como el agua o la electricidad, en Alepo no lo tienen; están restringidos y hay que comprarlos, todo en un país con una inflación que se ha desbordado. Ana explica que antes de la guerra (hace tres años) 1 euro equivalía a 70 libras sirias; en la actualidad 1 euro son 560 libras sirias.

En Toledo viven con gran esperanza y con mucha ilusión, no sin dificultad, como el idioma, pero gracias a sus ganas y a su esfuerzo en poco tiempo han aprendido el español, -e incluso el toledano- y se desenvuelven perfectamente. La sonrisa y la esperanza se descubren en su rostro; la tranquilidad de que se puede empezar de nuevo; hoy tranquilos, aunque echando de menos a sus familias con las que hablan con frecuencia.

Ana se muestra contenta de estar en Toledo, una ciudad que le apasiona, y está muy agradecida con Cáritas Diocesana de Toledo, donde han encontrado un hogar y un motivo para sonreír. Gracias a las personas que no los han dejado solos en ningún momento. Cáritas es estar. Cáritas es acompañar. “Aquí hay paz. Aquí puedes mirar el cielo con tranquilidad”, manifesta.

Ana y Pablo son ejemplo de que el amor cuando se da, multiplica. Hoy son voluntarios de Cáritas Diocesana, donde se entregan por los demás, por los que están solos y por los que también buscan como ellos un futuro mejor.

Un regalo para Cáritas Diocesana poder contar con ellos y hacernos ver que nosotros “los que estamos bajo un cielo en paz”, podemos darles una nueva oportunidad. Un futuro para ellos y sus hijos. La misericordia es oportunidad. La misericordia de Dios se llama también futuro.

Escrito por el Departamento de Comunicación de Cáritas Diocesana de Toledo

Decir sí a la vida. Sí a la felicidad

carmen.jpg

La historia de Carmen es una historia de lucha continua. Superación y sufrimiento. Una historia en la que ha demostrado que decir sí a la vida es decir sí a la felicidad y a la esperanza.

Carmen vino a Toledo cuando tenía 31 años, procedente de Perú, porque aquí en España trabajaba su marido, Pablo. Vino como tantas madres y padres que dejan a su familia para encontrar y forjar un futuro mejor. Llegó sola y posteriormente vino el hijo de Pablo, aunque Carmen se hizo cargo de él desde que éste tenía dos años.

Aquí en Toledo nació su hija Carla, y cuando ésta era un bebé –con año y medio- Carmen se queda embarazada de nuevo. “¡No podía ser! ¡Ahora no puede ser!”, son las frases que más e Los miedos, las dudas y la incertidumbre se apoderaron de Carmen. No veía solución, por lo que decidió que no podía seguir adelante. Había que abortar. La sociedad le animaba. Era sencillo hacerlo.  “No puedo atender a dos bebés a la vez”, era su pensamiento que se repetía continuamente. “No voy a poder. Imposible mantenerlo”.

Una mañana cuando Carmen andaba deprisa,  empujando el carrito de su hija dirección a la asistenta social para que esta le leyera los derechos para poder abortar, su marido Pablo salió corriendo detrás de ellas, gritando: “No lo hagas. Vamos a hablar. Dios nos va a castigar”. Carmen estaba decidida a abortar. Pero de pronto frenó, se detuvo, y ese “no lo hagas” que le suplicaba su marido, caló en su corazón, y dio vuelta atrás. Lo pensaría, no estaba sola.

Por la noche fueron a la Iglesia y llorando, profundamente tristes, contaron su caso al sacerdote, que les dijo: “No lo hagas. Sigue adelante con tu bebé. Nosotros te ayudaremos”. La fuerza de la oración. La misericordia de Dios presente en cada uno de nosotros. Rezaron mucho para que Carmen pudiera tener su bebé, y hoy es un precioso niño de 5 años, que es el motivo de su alegría y de su sonrisa. Gracias a Dios, y gracias a todas las personas que fueron misericordiosa con Carmen y su familia. Hoy con una sonrisa en los labios, con los ojos llenos de lágrimas. Carmen sabe que es dichosa, y que es feliz con su hijo.

La vida no ha sido fácil. No lo ha sido y no lo es. Son  muchos problemas y muchas dificultades. Hace cinco meses Pablo falleció en un accidente de tráfico. No tenía testamento, no tenía la documentación arreglada, y hoy Carmen no tiene ayudas de ningún tipo. No puede cobrar pensión de viudedad. En Cáritas la están ayudando –a ella y a sus tres hijos- en la vivienda, en la alimentación, en la educación de sus hijos (que vienen a los Talleres Infantiles), en el pago de recibos.  “Cáritas me ayuda en todo. Son mi familia aquí en Toledo”, concluye Carmen, que ve con esperanza el futuro. En medio de las cruces de cada día, siempre sale el sol. Siempre una sonrisa.

Testimonio escrito y recogido por el Departamento de Comunicación de Cáritas

Diocesana de Toledo

“Ahora me siento una persona normal”

erase una vez.jpg

Érase una vez una chica, llamada Laura, de un pequeño pueblo de Toledo, que en plena juventud de la vida, cuando los sueños flotan en nuestras cabezas, ella ve cómo todo se desmorona, y sus sueños se hacen cenizas.

“Llega un momento en que sientes que lo pierdes todo y no hay salida. Con 27 años ves que tu vida se ha acabado”. Sus amigas tienen sus estudios y sus trabajos. Se las ve felices, y ella no encuentra sentido a su vida. “Ves que a ellas le va bien, tienen dinero y tú no eres así. La vida no me trató igual”, comenta.  No tenía apoyo familiar porque también su familia necesitaba ayuda.  “Te encuentras tan hundida que sólo quieres desaparecer”, afirma.

Dios siempre pone en nuestro camino a las personas adecuadas en el momento adecuado. Eso le ocurrió a Laura que llegó a Cáritas Diocesana de Toledo gracias a la trabajadora social de su pueblo que le habló del Albergue “Cardenal Marcelo González Martín”, como un lugar donde podría estar tranquila y poder intentar rehacer su vida. Antes de llegar al Albergue había vivido en una casa de okupa, todo el día tumbada, sin hacer nada. Lo mismo era el día que la noche. Sin trabajo, sin motivación alguna. Joven pero mayor de espíritu porque las ganas de vivir eran mínimas, y a la mínima daba una oportunidad al suicidio.

Al llegar al Albergue de Cáritas, ella era de las pocas mujeres que había, y allí empezó, gracias a los trabajadores sociales, a tener hábitos y rutinas. Su vida tenía cierto orden. “Poco a poco empecé a creer en mí”, “porque –añade- soy joven y tengo muchas actitudes que fomentar”. Así que poco a poco se encontró mejor y la ilusión volvió a su vida, “porque me siento una persona normal, con sueños y con esperanzas”.

Laura se siente útil, y en el Albergue ha encontrado una salida. La salida en ocasiones se encuentra sólo estando serena y organizando el día a día. “Estaba en un pozo, no veía salida y ahora veo la luz”, y “me siento valiosa”, porque según Laura “sé que Dios me ha tocado de alguna manera, no sé cómo, quizás a través de los trabajadores sociales, a través de sus consejos y de sus ayudas”. Ahora vive en un piso, es independiente y se siente valiosa, y “quiero ir a la Universidad, porque sé que puedo”.

“Estuve hundida, pero sé que se puede salir a flote, con ayuda y con personas que te escuchan y te orientan. Sola sé que no podré hacerlo”. Laura tiene 28 años y poco a poco va recuperando la normalidad de su vida, confiando en ella y en los demás, porque ahora Laura puede empezar a escribir “Érase una vez…”

La misericordia de Dios una vez se hace patente. La misericordia de Dios toca corazones, que transforman.

Por Departamento de Comunicación de Cáritas Diocesana de Toledo